Cómo hacer un vídeo de empresa

Vídeo de empresa: los 5 errores más comunes que debes evitar

Consejos prácticos para realizar un vídeo de empresa

El vídeo de empresa, también conocido como vídeo corporativo, es una de las herramientas de comunicación más populares desde hace una década. La implantación progresiva de internet desde el 2000 ha empujado a empresas e instituciones a crear su vídeo de presentación. Hemos pasado de un vídeo de empresa o institucional, que servía para proyectarse en Congresos y Convenciones, al videomarketing. Sin embargo, ni el lenguaje, ni el consumo ni la visibilidad del vídeo online son los mismos que un vídeo creado para medios convencionales. Por ello, aquí recopilamos los 5 errores más comunes del vídeo de empresa.

Contenido, contenido y más contenido.

Repitamos una y otra vez el mantra El contenido es el rey. Pero esto vale para todo. Porque son muchas las empresas e instituciones que encargan costosas producciones audiovisuales con un sorprendente despliegue de medios. Bellos planos secuencia, desenfoques para aportar dramatismo, contraplanos para jugar con el ritmo; impactantes planos grabados con drone acompañados de una música sinuosa. Vale, todo muy bonito, pero qué me estás contando. Termina el vídeo, he visto secuencias de pasillos, gente con ordenador, y salas de reuniones con directivos con corbata. Pero no me han contando nada, ni a través de la narración (voz en off) o mediante rotulación. No sabemos cuál es la intención del vídeo. 

Equipo para producción audiovisual

Un vídeo debe tener un contenido, no imágenes huecas. El vídeo de empresa o corporativo tiene que ser el soporte en el que va escrito nuestro mensaje. Y dicho contenido o mensaje vendrá determinado por los objetivos que nos hayamos marcado con esta campaña. Es decir, el vídeo debe responder a los objetivos diseñados en nuestro plan de marketing y guiado por la estrategia definida en el mismo. Aquí hay que introducir un concepto esencial en el marketing de hoy: el storytelling. Cuenta una historia, construye un mensaje y dale a tu vídeo su propia voz. De ahí que haya que pensar en el video de empresa como videomarketing.

Una imagen vale más que mil palabras, si es buena

El vídeo de empresa o corporativo es eso, es vídeo. Prevalece la imagen. La fuerza de la imagen, su composición, color, movimiento, encuadre… son los que atraparán al espectador. La cámara debe captar momentos, emociones y acciones. Y debe registrar el lugar, el espacio y el entorno que rodean esa acción.

Pero empecemos por las cuestiones básicas a la hora de producir y filmar un vídeo de presentación o vídeo de empresa. Hay que cuidar al máximo la calidad de la imagen. No valen planos quemados, imágenes que tiemblan o donde la temperatura de color no ha sido corregida. O sea, si no se ve bien, no lo uses. Porque los usuarios se llevan una mala experiencia de los vídeos con mala calidad. Ni paneos infinitos, uno detrás de otro. Olvídate de transiciones de vídeo con cortinillas de estrella, rombos o luces estridentes.

Hablamos de calidad en la fotografía, pero también de cuidar lo que aparece en la pantalla. Evita elementos en el encuadre que “manchen” el plano. Ni puede salir un trípode, ni deben aparecer cubos de basura si grabamos en un restaurante, o empleados bostezando al fondo de una oficina. Todos los elementos de la imagen comunican. Del mismo modo, aporta información o introduce elementos en la composición de la imagen, piensa en el atrezzo.

El sonido, es para que se escuche.

 

Equipos de reproducción de vídeo o player

Si no se entiende lo que dice el video, ya sea por la voz en off o en las declaraciones de las personas, pues entonces sólo será ruido. A la hora de grabar una entrevista, no vale cualquier cosa. El audio es primordial, por lo que se recomienda usar equipos de sonido profesionales, con un canal específico para el entrevistado, diferente al ambiente. Así evitaremos la distracción del ruido o murmullo que se genera alrededor. Pero también hay que aplicar el sentido común. Esto es huir de espacios con mucho tráfico, donde haya mucho ruido ambiental… A nadie se le ocurriría grabar al lado de una excavadora mientras perfora la calzada. O sí.

El sonido es lo que dice, el off o totales, pero también la música.  Escoge una música que vaya bien con el espíritu de la Marca pero también que sea del gusto de tu target. Te imaginas un video promocional de una residencia de ancianos con el último hit de electro-latino. No hace falta que lo imaginéis, porque en Youtube montones de vídeos corporativos que bombardean nuestros tímpanos.

Cuidado con la locución. No todo el mundo vale para ser locutor o doblador para vídeo. Muchos vídeos de empresa tienen una locución más próxima a la radio del barrio. Puede que sean más baratos, pero si quieres algo profesional acude a un locutor de estudio, capaz de dramatizar el mensaje o jugar con la entonación. El tono, el timbre, la dicción, el color de la voz en un vídeo puede engancharnos o echarnos a correr.

El Tiempo. Los videos no se venden al peso.

Cuanto más dure el vídeo corporativo, mejor. Debe decir esto y lo otro, mostrar la historia, que hable la junta a de accionistas, mostrar el catálogo completo,  te has olvidado de poner aquello que te dije… Los responsables de empresas quieren contar cuantas más cosas mejor, pero eso es un error. Para los directivos, para el que paga el vídeo, todo es importante, todo hay que contarlo. Falso.

Si en los primeros 10 segundos de un video no eres capaz de captar la atención del usuario, éste se va. Cuánto más corto sea un video de empresa, mejor porque los videos que mejor funcionan son los que duran en torno a 1 minuto; y el límite máximo nunca debe superar los 3 minutos. De ahí, que en una estrategia de comunicación de video lo más recomendable es usar 3 formatos diferentes. Uno de 20 segundos para promoción o cebo. Se consumen rápido, con un lenguaje directo y un mensaje claro. Es una llamada a la acción para el internauta busque más contenido, más información o un contacto. Es ideal para despertar el interés. Después, crea otro video de un minuto aproximado. Es la duración ideal para desarrollar una idea, para presentar un producto o para promocionar un servicio. Y por último, un video largo, de unos 3 minutos, para aquellos que están interesados en tu marca, para los que quieren saber más.

El consejo más práctico para discriminar y seleccionar la información que queremos compartir en nuestra campaña de video es aplicar la clásica pirámide invertida del periodismo. Esto no falla si quieres asegurarte de que la parte más importante de tu mensaje llegará a público. Recuerda que el porcentaje de usuarios que ven un vídeo completo es escaso. Aunque también te recomiendo que te guardes un as en la manga y cierres el vídeo de empresa en alto, con contenido interesante, con una llamada a la acción o con la información que esa persona estaba esperando recibir. El tiempo, por tanto, es un factor determinante en la eficacia de una campaña de video marketing.

La Difusión. Ni cintas VHS ni reproductores Flash para vídeo.

Produccion y guion de video marketing

Ya tienes tu vídeo corporativo, te ha quedado genial. Recoge el espíritu de tu empresa, es la mejor carta de presentación que podrías tener. Aporta valor en la comunicación con los clientes, trabajadores o socios. Dale la enhorabuena a la agencia de comunicación o productora audiovisual que te ha hecho el vídeo, tu vídeo de empresa.

Pero ahora qué, dónde lo pones. No basta con subirlo al canal de Youtube y ya está; ni siquiera con embeberlo en la web. El video hay que moverlo por las redes, de otra forma, sólo conseguirás impactar a quien visite tu site. Súbelo a Facebook y configúralo para la reproducción automática, y promociónalo. Compártelo en Twitter e incluso puedes recortarlo para que se visualice directamente en tus tuits. Muévelo en LinkedIn e incluso, incrustado en tus campañas de mail-marketing, porque está demostrado que aumenta las tasas de apertura.

Para que sea viral, para que se comparta, se tiene que mover, lo tienes que poner delante de los ojos de tu target; así que piensa qué está mirando en el smartphone o tablet tu público. Piensa que no te van a buscar, así que será mejor que mientras navegan se encuentren con tu video de empresa.

Sigue todos estos consejos en tu campaña de video marketing o campaña de comunicación en video y verás aumentar tu popularidad, registrarte en la memoria colectiva de tu público objetivo, reforzar la confianza de tus clientes; y generar nuevas oportunidades de negocio. Porque el vídeo de empresa o corporativo se ha convertido en una herramienta muy eficaz y rápida para generar leads, mejorar el posicionamiento orgánico de tu web, aumentar el tráfico a la página de la empresa en internet; y lo más importante, el vídeo marketing es el arma secreta de las grandes empresas para convertir a los usuarios en fans, a los fans en clientes, y a los clientes en prescriptores. Una herramienta infalible en tu estrategia de Social Media